Tranquil Treasures Forum

image

You are not logged in.

Adverts

Adverts

#1 2018-05-07 06:20:16

Ester276
Newbie
Registered: 2018-05-07
Posts: 2
Reputation :   

A la caza del hombre poderoso

A la caza del hombre poderoso

Sarah Vaughan anticip el movimiento #MeToo con 'Anatoma de un escndalo', un 'thriller' protagonizado por un parlamentario britnico acusado de abusar de una de sus compaeras de partidoJames Whitehouse es la clase de tipo al que nadie le ha negado nunca nada. En su casa, fue el nico chico, y su madre y sus hermanas le cuidaban. En el instituto primero y en Oxford despus, fue un triunfador, la clase de triunfador que forma parte de un club exclusivo para triunfadores, un club nicamente masculino, el de los Libertinos, inspirado en el club real al que pertenecieron David Cameron o Boris Johnson, el Bullingdon Club. Porque James Whitehouse no existe, slo es el protagonista, el villano, de la novela que anticip, dicen, el #MeToo, Anatoma de un escndalo (Roca), de la ex corresponsal poltica de The Guardian Sarah Vaughan, pero el mundo est lleno de tipos como l. Tipos que no pueden creerse que una colega de partido (Whitehouse es la mano derecha del primer ministro) no se deje hacer lo que a l le apetezca en el ascensor.Tengo la sensacin de que Oxford sube el ego a esa clase de hombres, mientras que a las mujeres nos sume en nuestras inseguridades, dice, respecto al club universitario del que procede su protagonista. Y sabe de lo que habla. Ella misma estudi en Oxford. Puede que intelectualmente estuviese a la altura, dice de s misma, pero socialmente me senta por completo fuera de lugar, aade. Y quiz era por eso. Porque eran ellos los que tenan el viento a favor. Y lo saban. Se rean de ellas? Quin sabe, el caso es que la sensacin de que aquel no era su lugar estaba ah. El hombre poderoso no piensa en nadie ms que en s mismo. Y en cada disciplina en que se nos ocurra pensar hay un pequeo bastin de ese tipo de hombres, ejerciendo su poder sin pensar en nadie ms. Lo peor de todo es que la victoria de Donald Trump legitim su existencia. Fue una especie de catalizador, dice.Puede la ficcin, un thriller tan demoledoramente absorbente como el que ha escrito, ayudar a hacerles caer de su pedestal? Se dirige a un tipo de pblico que, quiz, como Sophie, la mujer del protagonista, an no es consciente de su sumisin ante ellos? S. No escrib este libro buscando desatar ningn tipo de polmica, slo quera aportar mi granito de arena en la reflexin sobre el consentimiento y en el reconocimiento de la realidad del abuso sexual. Las buenas novelas no son mero entretenimiento. Y yo quiero pensar que la ma es una buena novela, contesta. Una de la narradoras de la historia, Kate Woodcroft, la abogada de Olivia, la chica que ha sido vctima de abuso, la colega de partido de Whitehouse, parece sacada de una novela de Patricia Highsmith: es una tipa dura, pero a la vez est permanentemente a punto del derrumbe, por algo que esconde, algo que ocurri en el pasado y que ha hecho de su vida un infierno de inseguridades que la peluca del tribunal mantiene lejos.El personaje de Kate es el que ms me fascina de la novela. Me fascinan esas mujeres que parecen muy duras pero que en realidad son muy frgiles. Me fascina la gente con defectos y secretos, asegura la escritora, a la que la novela entera, incluido el personaje de Kate, se le apareci en un sueo. Aquella tarde haba estado hablando con unas amigas sobre un futbolista acusado de abusar de una menor, y por la noche so que era un torie a quien acusaban, y que llevaba el caso de la chica una abogada como Kate, y que el tipo estaba casado con una mujer estupenda que nunca haba sido consciente del control que su marido ejerca sobre ella, recuerda. Lo siguiente fue que se puso a escribir. Hoy, aquel sueo es un sper ventas Mundial 2018, cuyos derechos se han vendido a 18 pases.Otra de las cosas que tena claras Vaughan era que deba hablar del juicio que se hace a la vctima en casos de este tipo. Lo que ms me llam la atencin del caso del futbolista, de lo que ms hablamos mis amigas y yo, fue de cmo se intentaba culpar a la vctima de lo que haba ocurrido. Y quera que en el caso de mi protagonista, Olivia, fuese tambin as, para dejar claro el doble rasero que existe an. Los hombres pueden tener iniciativa sexual, pero las mujeres no, si no quieren llegar hasta el final, dice. El cambio est en marcha, pero nos va a costar mucho. Es cuestin de que las nuevas generaciones entiendan que la mujer puede tomar a la iniciativa y en cualquier momento decidir que no quiere continuar. Creo que nos encontramos en un punto de inflexin en ese sentido, que ya no podemos ignorar al elefante blanco desbocado que hay en la habitacin.

Offline

 

2018-05-07 06:20:16

AdBot
Advertisements

Adverts

Board footer

Powered by FluxBB
Hosted by PunBB-Hosting